Si cada vecino de Moncada supiera que cada año más de 300.000€ del erario público van destinados a pagar las fiestas, quizá se replantearía si está o no, bien gestionado el dinero de todos. Esta partida supone casi un 10% del gasto corriente del Ayuntamiento de Moncada.

Otro año más, nuestra ciudad ha vivido sus fiestas patronales. Una nueva ocasión para disfrutar como pueblo de un final apoteósico del verano, una forma más llevadera de empezar el curso y, en definitiva, de mantener vivas costumbres que ya son tradición y que nos definen como pueblo.

La presentació de les festes, la «Nit de l’Embotit», la Volta a Peu o la «Nit de la Paella» son días clave en el calendario de muchos de los vecinos de Moncada. Participar es decir «sí, soy de Moncada» y como vecino orgulloso de su ciudad también quiero expresar algunas cuestiones que creo muchos de los vecinos pueden compartir, ya que no van contra nadie en concreto, sino por el bien de toda la ciudadanía.

Problemas y propuestas para las Fiestas de Moncada

A parte de moderar el gasto, desde el grupo popular consideramos que es excesiva la concentración de eventos en dos puntos durante las Fiestas de Moncada, la plaza San Jaime y la avenida de la Mediterránea. Creo que nadie se puede oponer a celebrar eventos en estas ubicaciones con carácter puntual, pero los vecinos están en todo su derecho de mostrar el descontento por vivir día sí y día también conciertos, discomóviles y otras aglomeraciones justo en la puerta de su casa. Para no caer en la crítica vacía, proponemos una solución: derivar algunos eventos a espacios de las afueras del núcleo urbano. En otros pueblos funciona a la perfección.

Por otro lado, consideramos que 14 días de Fiestas de Moncada, en el sentido más estricto de la palabra, son muchos. Hay quien las disfruta al máximo sí, pero también hay quien las sufre a diario, bien por cuestiones de ruido, corte de calles, o demás molestias ocasionadas por el curso de los días de fiesta. Y esto va ligado al último punto que creemos que es una asignatura pendiente para el actual equipo de gobierno, el modelo de ocio juvenil.

Los jóvenes, principal preocupación.

Al margen de la suciedad constante en las calles y el malestar por la falta de iluminación, hay algo que preocupa más a nuestra ciudadanía: la juventud. Todos tenemos derecho a divertirnos, y como joven que soy, yo soy el primero que quiere Fiestas de Moncada. Pero no todo vale. Cuando la diversión trae consigo problemas que nos afectan a todos, el tema merece una reflexión.

Adolescentes, noche y alcohol son una mezcla que a día de hoy camina de la mano en Fiestas de Moncada. Los desperfectos en el mobiliario público, causados o no por gente de Moncada, o los problemas derivados del consumo de alcohol en personas de tan corta edad no son culpa del organizador de la fiesta. Sin embargo, la responsabilidad política está por encima de satisfacer los impulsos de los adolescentes. Mientras hay 800€ destinados a la «Nit Jove Saludable», se gasta más de 15.000 € en cada discomóvil. Algo falla.

Por eso, como portavoz del grupo popular en el Ayuntamiento, trabajaremos para que Moncada sea cada día un lugar mejor donde crecer, trabajar y vivir. Pensando única y exclusivamente en esta maravillosa ciudad y toda su gente.

Artículo originalmente publicado en El Periódico de Aquí.